Los minoristas recopilan datos del rendimiento de la tienda que pueden procesarse, de los puntos de venta, de las tarjetas de fidelidad, de la gestión del inventario, de la prevención de pérdidas y de sistemas adicionales.